Entrevista a Ramón Lobo

 

Ramón Lobo, periodista y escritor español. Licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, desde 1975 trabajó en diversos medios de comunicación como la agencia Pyresa, Radio Intercontinental, El Heraldo de Aragón, Radio 80, Actual, La Voz de América, Expansión, Cinco Días, La Gaceta de los Negocios y El Sol.

Desde agosto de 1992 hasta 2012 trabajó como redactor de la sección de Internacional del diario El País, cubriendo diversos conflictos.

¿Qué es lo que hizo que te decantaras por el periodismo?

Lo mío es vocación, desde muy pequeño me acuerdo que quería ser periodista. A los doce años decidí que quería ser periodista, influyó que conocía bastante a Jesús Álvarez padre, pero yo creo que era una decisión anterior a conocer a Jesús Álvarez porque nunca me ha interesado la TV, a mi siempre me ha gusta contar historias y me parecía un buen trabajo para viajar lejos y contar historias.

¿Qué es para ti un reportero de guerra?

Pues un periodista normal y corriente. No me ha gustado nunca el periodismo con adjetivos, no creo en el periodismo ciudadano, periodismo de guerra, creo en el periodismo puro y duro. Para ir a la guerra tienes que tener un medio detrás que te pague el viaje y que te publique tus historias. En un sitio como Afganistán, las técnicas que puedas emplear para hacer el reportaje son las mismas que puedes emplear para hacer en Madrid, no hay ninguna diferencia, simplemente que en Madrid te mueves en algo que todo el mundo conoce, y en Afganistán todo lo que tu puedas contar es novedad, no hace falta tener talento. Es como la fotografía, tu vas allí y cualquier cosa que fotografíes es la “leche”, aquí es mas difícil. Yo se estar en un sitio, ver cosas, palabras que nadie ve.

¿Siempre has querido ser reportero de guerra?

No, lo de reportero de guerra yo creo que me apeteció, cuando conocí a Ricardo Ciudad, que es un histórico de RTVE, el había estado en varios conflictos, y nos contaba unas aventuras, y nos fascinaba. Pero mi vida laboral nunca ha ido por ahí, nunca he tenido un objetivo, quiero ser esto, solo quiero ser periodista.

Cuando me ficho El País, en agosto del 82, mi jefe me dijo, ¿tu estas dispuesto a ir a Sarajevo? Y yo le dije, llevo 15 años esperando a que alguien me haga esta pregunta.

¿Qué momento ha sido el más duro y el que más recuerdas de los conflictos vividos?

Si, desde el punto de vista emocional, el mas duro fue Sierra Leona, las dos primeras veces. La primera vez, era una ofensiva de la guerrilla contra la ciudad. Descubrimos un niño que no pudimos salvar, y se me quedó una herida, muchos meses después. Lo encontramos con 4 días, no había nacido, su madre estaba muy embarazada y una granada había acabado con su vida, y un vecino termina abriendo el vientre de la madre que esta medio abierto y saca al niño. Le corto el cordón, y lo llevo al hospital, que fue donde lo descubrimos. Contactaos con Unicef para que se encargara del niño, pero estuvieron muy lentos, y ya cuando decidimos ayudarlos al día siguiente el niño ya había muerto. Entonces se te queda en la conciencia ese niño, por no haberle ayudado y sacarlo de allí, pero es que tu trabajo no es salvar niños.

Desde el punto de vista físico, Chechenia, la sensación que tienes de fragilidad es total, tienes dos opciones: o te vas o te aguantas, y si te aguantas te olvidas, y decides que si te pasa algo te pasará.

¿Cómo consigues separar lo que es el trabajo de lo emocional?

Yo no tengo un método, ahora voy a llorar, yo no pretendo nada, solo tengo paciencia y paciencia. Yo me imagino que somos gente que vamos con una caja vacía, y quiero meter su historia, no la mía, porque sino su historia no tendría espacio. Entonces es mi caja, tú depositas tus historias, tus sentimientos, tus lágrimas, y yo luego la vuelco para escribir, y vaciar la caja para otra historia. Evidentemente esa caja nunca se borra del todo, ahí queda algo, y eso es lo que te va haciendo a ti.

Ese es nuestro trabajo, vaciarnos, desnudaros al máximo para poder comprender a la otra gente, para que la otra gente se sienta cómoda contando su historia.

¿Qué opinas del periodismo de hoy en día? ¿Crees que es periodismo?

Si yo creo, aunque al reportaje se ha impuesto el cortar y pegar, se ha impuesto la prisa a la paciencia, y yo creo que grandes medios están haciendo peor periodismo, creo que TVE sigue estando por encima, al igual que El País, pero ambos han perdido mucho, y estaban muy altos.

Creo que hay una crisis de la industria periodística, hay una crisis de talento, es decir tal que el talento no llega a la dirección de los periódicos. Todos los directores están ahora mismo en una cruzada económica, en la que es más importante ahorrar que informar. Mi trabajo no es ahorrar, mi trabajo es contar historias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s